La protección frente a la radiacción solar incidente en vanos durante los meses de calurosos puede ser una de las herramientas pasivas más eficientes de las que disponemos como arquitectos.

     Un correcto diseño y dimensionado de aleros y/o elementos de sombreamiento es clave.

   Para ello muchas veces nos sentimos esclavizados por herramientas básicas de diseño 3D con simulación de sol real, pensando que los cálculos manuales pueden ser únicamente asumidos por doctores en astronomía especializados en la materia.

    Sin embargo debemos decir que no debemos tener miedo a ninguna ecuación con 20 incógnitas, porque sencillamente, no la hay.

    Así pues, hoy expondremos dos métodos de cálculo de los ángulos de incidencia del sol para el diseño de elementos de sombra:

*cálculo matemático

*cálculo por carta solar

CÁLCULO MATEMÁTICO

    El cálculo tradicional de los ángulos de incidencia del sol se basa en la geometría esférica de la tierra, la inclinación máxima de su eje de rotación, la latitud del lugar donde estemos proyectando y el ángulo de diferencia con el eje norte-sur (azimut) de la normal a la fachada a calcular.

    Primeramente saber que, por norma no escrita, se calcula de manera general un voladizo para el día de mayor incidencia solar, que no es otro que el solsticio de verano. Así pues el voladizo que calculemos deberá tapar toda la radiación incidente a las 12 horas de ese día sobre nuestro vano.

    Por lo tanto necesitamos calcular lo siguiente:

 1

La =      _____1_______ . Hv

        sec (A-A´) . tgH

 Siendo:

  • Hv = La altura del vano que estamos considerando.
  • La = Longitud del alero o marquesina que consideramos.
  • A = Acimut, (según la hora deseada, cero para el mediodía solar) en grados.
  • A´= Acimut de la normal al eje de la fachada del vano a cálcular, en grados.
  • H = Altura del sol, en grados.

H solsticio de verano= 90 – L – ẟ

H solsticio de invierno= 90 – L + ẟ

H equinoccio= 90 – L

(L = Latitud de la localización ; ẟ = grado de inclinación máxima del eje de la tierra: 23,5º)

CÁLCULO POR CARTA SOLAR

    El segundo método que os exponemos se basa en los cálculos matemáticos anteriores, y es que el diseño de sombreados por medio de cartas solares nos aporta un sistema cálculo gráfico de cualquier localización de la tierra sin tener que usar en ningún momento la cálculadora y dando mayores resultados que el anterior.

    En primer lugar deberemos obtener una carta solar del lugar donde proyectamos el edificio.

2

 La carta solar muestra los diferentes arcos trazados por el sol en una latitud, y cuando decimos en una latitud, significa que esa carta solar es útil para cualquier localización en la tierra que se encuentre a dicha latitud.

     Sin embargo la carta solar no solo nos aporta la visión instantánea de todas las posiciones del sol a lo largo del año, sino que tendremos acceso a una serie de datos extras que de la otra manera serían muy costosos de obtener. Completando el gráfico por nuestra cuenta señalando la afección del horizonte singular de nuestra ubicación, marcando el azimut de nuestra fachada y 90 grados a cada uno de los lados, podremos saber realmente que sección de carta solar incide en nuestra vano.

 
3

Carta Solar de Nueva York

 4

Carta Solar de Nueva York con Perfil de edificios, acimut de perpendicular de fachada cero y visión de fachada 90º a este y oeste.
 

    Sin embargo, siento decir que todo lo expuesto anteriormente no sirve de nada para un caso real singular, quiero decir, los métodos de cálculo que os hemos enseñado realmente son útiles pero no tienen en cuenta para nada el clima singular de nuestra localización. Todos sabemos que en una misma latitud del globo terráqueo se pueden dar todos los climas que conocemos.

    Para ello algunos programas climáticos nos ofrecen cartas solares con una información extra: cuándo es beneficioso el aporte energético del sol y cuando no, según los datos de temperaturas del año tipo.

    Pongamos como ejemplo los siguientes casos, de Barcelona y Vitoria-Gasteiz. Ambas ciudades en una latitud similar pero con climas realmente dispares.

5

Carta Solar de Barcelona con valoración de aporte energético según climatología.

6

Carta Solar de Vitoria-Gasteiz con valoración de aporte energético según climatología.

    Podemos observar la clara diferencia entre las dos capitales, aportando no únicamente el condicionante de la posición respecto del sol, sino el condicionante climático particular de la localidad a nuestros elementos de sombra, haciéndolos así realmente eficientes.

 78

De esta manera podemos observar las áreas de afección que deberían cubrir los elementos de sombra en cada una de las localidades.

La arquitectura popular debe ser considerada como un manual de cómo construir en cada clima debido a la necesidad de adaptación, a las limitaciones impuestas por la naturaleza, por las técnicas y disponibilidad de recursos de cada región.

Desde la antigüedad el ser humano ha aprendido que la adaptación es un principio esencial en la arquitectura con el objetivo de alcanzar el confort térmico, donde el clima toma papel principal en los diferentes factores que determinan la forma de la arquitectura. En lugares donde son más críticas las condiciones climáticas, más limitadas y fijas son las soluciones. La tipología constructiva se encuentra definida más por las zonas climáticas que por las fronteras territoriales. Aunque existan variaciones, producto de particularidades de cada cultura o de disponibilidad de material, la forma de la vivienda autóctona nace de su relación con el entorno.

En esta publicación tocaremos el tema de la arquitectura popular del clima cálido-húmedo en particular. Los climas cálidos se localizan en las bandas ecuatoriales, tropicales y subtropicales del planeta, debidas, fundamentalmente, a una mayor influencia del sol sobre estas regiones, en las que los rayos inciden de manera casi perpendicular sobre la atmósfera, lo que proporciona un mayor calentamiento.

 casa 1

Vivienda tropical en Iquitos, Perú.

El clima cálido subtropical se desarrolla en el Golfo de México, en el sur de Brasil y en el Noreste Argentino. Los inviernos son templados y los veranos cálidos. Las precipitaciones son abundantes y se producen a lo largo de todo el año. Por otro lado el clima cálido tropical abarca América Central y el norte de América del Sur. Las temperaturas medias son superiores a 20° C.

En climas cálidos donde las temperaturas son altas, con reducidas variaciones entre día-noche y entre estaciones, no hay ninguna ventaja el contar con inercia térmica. Debido a la radiación siempre intensa y las lluvias frecuentes, resulta importante tener el máximo de protección posible. Además la humedad es constantemente alta haciendo muy importante la ventilación que más allá de reducir la humedad también disipa el calor.

Entre las principales estrategias de carácter urbano encontramos que debe haber espacio amplio entre edificios para facilitar la ventilación, las calles deben tener un trazo regular que facilita la circulación del aire y es vital la presencia de vegetación que sombree los espacios públicos.

 iquitos

Esquema de la vivienda tropical.

Los edificios tienen espacios exteriores que se convierten en galerías abiertas, protegidas del sol y la lluvia, ventilados, creando un espacio cómodo para descansar o realizar diversas actividades, también se cuentan con grandes voladizos que sombrean estos espacios, y a su vez protegen de la radiación y de la lluvia. La cubierta generalmente está compuesta de dos capas y cámara de aire, de poco peso para evitar el almacenamiento del calor por radiación.

Se utilizan grandes huecos para facilitar la ventilación, protegidos con celosías, contraventanas, etc que proporcionan la protección de la radiación y permiten la circulación del aire.

En las fachadas se utilizan colores claros que reflejan la radiación solar.

Las construcciones son sobre elevadas para facilitar la ventilación por debajo del edificio y evitar la entrada de la humedad del suelo. También protegen de las inundaciones, de los animales, y hay mejor exposición a las brisas.

 casa 2

La Casa Grande de lo que fue la finca de “Santo Domingo”, en Chiapas, México

Podemos concluir en general que las 3 medidas principales en la construcción para el clima cálido húmedo son:

Protección solar mediante la disposición de cubiertas de palma, con amplios aleros que sirven de colchón aislante y protegen a la vivienda de la radiación, esta se disipa y no penetra en la vivienda debido a que se trata de una cubierta transpirable ventilada.

Se debe contar con una máxima ventilación mediante la ausencia de paredes, grandes alturas del techo y la orientación respecto a los vientos, pensando en permitir la máxima ventilación con el fin de enfriar la construcción y eliminar la humedad.

Con temperaturas elevadas constantes y poca diferencia de esta entre día y noche, esta construcción ha huido de todo lo que sea susceptible de almacenar calor, ausencia de inercia térmica, hasta el punto de levantarse de la tierra y prescindir de cerramientos.

Adán Ordóñez Burguete

 

 

La utilización del interior de la tierra como habitat humano arranca de la noche de los tiempos, así la cueva constituye la primera morada del hombre. Esta circunstancia no fue fruto del azar ya que seduce su magnífica habitabilidad; una temperatura casi constante entorno a los 15ºC, aire limpio, suelos secos, ausencia de ruidos… Además mantiene el equilibrio ecológico en su interior con una atmósfera esterilizada y sin que en ella crezca flora espontánea.

8383_cuevasvaltierra_exterior1

Las cuevas en nuestro país se extienden, por todas aquellas áreas geográficas donde las temperaturas son extremas, las precipitaciones bajas, y los materiales sedimentarios, posibilitan la excavación. A esto tendríamos que añadir la pobreza que afectó a grandes sectores de la población española.

Hace siglos se podían encontrar cuevas en Castilla y León, y más recientemente en Navarra. Por último, se han encontrado en áreas cercanas a las propiamente trogloditas, Levante y Andalucía Oriental, las cuales pudieron actuar como focos irradiadores de la cultura troglodita.

Otra importante área troglodita de la Península, se sitúa en el Noreste, formando un triángulo que queda limitado al Norte por los Pirineos y Montes Vascos, al Sur por el Sistema Ibérico y al Este por el Mediterráneo.

Leoncio Urabayen, en su obra dedicada a la casa navarra atribuye a Milagro el mayor porcentaje de viviendas en cueva de toda la Ribera: nada menos que el 35% de las habitaciones del lugar eran habitaciones subterráneas, y estos datos corresponden a los años 30.

Se definen estas cavidades como unas habitaciones abiertas en las cortaduras de los montes y cerros inmediatos a los pueblos, en parajes de difícil acceso, que solían servir de asilo en casos de guerra, y para guardar en ellas lo que los habitantes querían ocultar de los saqueos de la gente armada. Parece que por lo menos en su origen, se completaron, como norma generalizada, por medio de una torre que daba mayor seguridad a su defensa. Se cree que en numerosos pueblos de la zona, estas cuevas se apiñaban en torno al castillo, quedando bajo su protección militar, pues solían ser asilo del vecindario en caso de guerra, estando al cargo del señor del castillo.

P1060166

Se construyeron en terreno sólido e impermeable, estando la mayor parte en lo alto de la villa, proximidades del castillo, partes bajas de las cuestas que descienden al rio y línea paralela a la carretera.

Entre 1940 y 1960 había unas 300, algunas con 6 e incluso más estancias, tan perfectamente labradas que eran auténticas obras de arte. Se aprovecharon los cortes y desniveles naturales de la roca, e incluso se llegaron a realizar exprofeso para ello. Una chimenea, abierta también en la piedra daba salida a los humos del fogón o cocina.

La expansión urbana a través de la construcción de casas sociales, las fue deshabitando, pero tuvo que ser tristemente la mano del hombre quien las demoliera en un arrasamiento inútil que destruyó todo ese legado histórico-artístico y monumental. Tan sólidas fueron que hubo de recurrirse a la dinamita para borrarlas de la geografía milagresa y ni aun así consiguieron hacerlas desaparecer en su totalidad, pues todavía podemos ver algunas intactas y otras que de los escombros fueron recuperadas parcialmente y reformadas, sirven incluso como lugares de recreo.

En Milagro y en Valtierra existen cuevas que se conservan todavía las cuales sirven como vivienda y como hotel respectivamente. Las fotos que se muestran corresponden con la rehabilitación de la cueva de Milagro y con el exterior y planos del Hostal de Valtierra.

P1060141 P1060181

Hoy día 5 de marzo desde ayre hacemos un parón en nuestra rutina blogera con motivo del DÍA MUNDIAL DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA. Desde ayre pensamos que es un día apropiado para la reflexión sobre el uso de que le damos a la energía, y que podamos actuar en consecuencia.

Este día quedó instaurado en 1998 con ocasión de la realización de la primera conferencia internacional sobre eficiencia energética en Austria, donde más de 350 expertos y líderes de 50 países dialogaron respecto a las mejores estrategias a aplicar frente a las crisis energéticas.

 

Desde ayre creemos que este es un buen día para recordarnos que debemos hacer uso de la energía de manera más responsable son que ello suponga un detrimento de nuestro bienestar. Un mejor consumo implica ahorro, reduciendo los efectos nocivos que el malgasto de la energía generan en el medio ambiente y reduciendo, al mismo tiempo la actual dependencia energética, que tiene nuestro país, del exterior.

No está de más recordar, a pesar de que lo hemos repetido constantemente en entradas anteriores en este blog, que uno de los sectores con mayor potencial de ahorro energético es nuestro sector: el sector de la edificación. Por eso, ayre cree que hoy es un día propicio para hacer un pequeño balance de la situación energética de nuestro país en este sector.

Aunque son muchos los compromisos y las normativas que se han aprobado con los objetivos de reducir el consumo energético de edificación la realidad es que nos encontramos lejos de afirmar que realizamos un uso responsable de la energía en el sector edificatorio.

La UE sabida de que nos enfrentamos a grandes retos relacionados con la dependencia energética y la escasez de recursos ha orientado en estos últimos años la normativa hacia el ahorro energético y la eficiencia energética. De este modo ya en 2002 la UE aprueba la DIRECTIVA 2002/91/CE del 16 de diciembre relativa a la eficiencia energética de los edificios que en nuestro país se transpuso mediante el Código Técnico de la Edificación (CTE) en 2006, este documento supuso la recopilación y mejora de toda la normativa sobre edificación existente hasta entonces para adaptarse a los nuevos y más exigentes parámetros de calidad en edificación y promover la innovación y sostenibilidad. En 2007 apareció en España el RD 47/2007 de 19 de enero de 2007 por el que se aprobó el Procedimiento para la Certificación Energética de edificios de nueva construcción quedando pendiente el procedimiento para edificios existentes (el método de certificación energética español valora más la eficiencia energética de los equipos que la baja demanda energética del propio edificio por su carácter pasivo. Es decir, se valora mejor la colocación de instalaciones muy eficientes que la no colocación de ellas).

En 2009 apareció la Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables. En 2010 se aprobó la DIRECTIVA 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios (EPBD). Con esta nueva directiva la UE adquirió un nuevo compromiso de reducir, para el 2020, las emisiones totales de gases de efecto invernadero en un 20% como mínimo con respecto a los niveles de 1990, además, debe conseguir un 20% de eficiencia energética en los edificios y garantizar que el 20% de la energía provenga de energías renovables.

Con la entrada en vigor de la nueva DIRECTIVA, el CTE queda obsoleto en cuanto a los límites de demanda energética establecidos. Sin embargo, no ha sido modificado.

Las conclusiones del Consejo Europeo de 4 de febrero de  2011 reconocían que no se estaba avanzando hacia el  objetivo de eficiencia energética de la Unión y que se  requerían actuaciones decididas para aprovechar el considerable potencial de incremento del ahorro de energía  en los edificios, los transportes y los procesos de producción y manufacturación.

Actualmente está en proyecto la normativa por la que en España se apruebe la certificación de la eficiencia energética de los edificios (BOE 28/06/2012) cuyo objetivo es identificar el nivel de eficiencia energética de edificios existentes y promover la inversión en medidas de ahorro para reducir su consumo de energía. Su aplicación en otros países está suponiendo ahorros de hasta el 50% en el consumo energético de algunos edificios. Solo en Portugal, donde se aplica desde 2007, ya se han certificado 500.000 edificios y en España las empresas de consultoría energética esperan que su entrada en vigor efectiva dinamice el sector económico y sobre todo signifique un catalizador para que particulares, empresas y organizaciones conozcan cuál es el grado de eficiencia de sus edificios y reduzcan significativamente el consumo y la factura energética de dichos inmuebles.

El proyecto de real decreto establece la obligación de poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios un certificado de eficiencia energética que deberá incluir información objetiva sobre sus características energéticas. Una especie de clasificación similar a la de los electrodomésticos que computará de la A, más eficiente, a la G, el menos eficiente. De esta forma se podrá valorar y establecer comparativa con el fin de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía que requerirán los menos eficientes.

También destacan otros dos elementos. Por un lado, se establecen los plazos para la adaptación del procedimiento básico a los edificios existentes y también para la obtención del certificado. Por otro, la obligación de exhibir la etiqueta de eficiencia energética en edificios que presten servicios públicos. También se fijan los plazos para la obligación de realizar, por parte de los órganos competentes de las comunidades autónomas, un inventario estadístico de las actuaciones relacionadas con los certificados registrados por ellas. Lo que supondrá un mecanismo de vital importancia para la planificación de las actuaciones de mejora de la eficiencia energética del parque de edificios existente y el seguimiento del cumplimiento de la norma.

También se aprueba un distintivo común en todo el territorio nacional denominado etiqueta de eficiencia energética válido para 10 años desde su emisión. En el caso de los edificios que presten servicios públicos a un número importante de personas y que, por consiguiente, sean frecuentados habitualmente por ellas, será obligatoria la exhibición de este distintivo de forma destacada.

Otros aspectos importantes del nuevo real decreto por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios señalan que la certificación puede afectar al edificio completo o unidades independientes del mismo y que la certificación solo puede ser emitida por técnicos que estén en posesión de la titulación académica y profesional habilitante para la realización de proyectos de edificación o de sus instalaciones térmicas, o de la certificación energética.

El real decreto también presenta algunas dudas. Más allá de la actual situación en la que nos encontramos, recordemos que debiera ser efectivo desde el pasado 1 de enero, queda en el aire ver cómo va a ejecutarse dicha certificación. Solo señalar que a día de hoy las herramientas informáticas de certificación que actualmente están a disposición de las empresas son técnicamente poco operativas, contienen errores y se prestan a demasiadas interpretaciones.

Como se ha expuesto en esta breve entrada, el panorama constructivo en España ha cambiado radicalmente durante esta última década y deberá cambiar aún más para poder cumplir los compromisos adquiridos para 2020. Sin embargo desde ayre nos parece, en función de las medidas que se van adoptando, que el concepto de eficiencia energética se plantea independiente a la envolvente de los edificios, creyendo que la solución para alcanzar los objetivos de eficiencia energética se encuentra únicamente en la utilización de innovadores y complejos sistemas de climatización o en la minimización de la energía consumida.

Sin embargo, el concepto de eficiencia energética va más allá de minimizar el consumo, sino de beneficiarnos y aprovechar al máximo la energía de la que disponemos. Por tanto, el comportamiento de los edificios debe ser entendido como la relación que existe entre la calidad de las condiciones de confort internas y la energía necesaria para mantener dichas condiciones.

Al hablar de energía no se trata un tema baladí, sin importancia, se habla de un tema del que depende la economía de muchos países. España es el segundo país europeo más dependiente energéticamente, detrás de Italia. Como ya se ha dicho con anterioridad el sector de edificación es uno de los grandes consumidores de energía, reduciendo este consumo mejoramos por tanto nuestra economía.

Desde ayre y con motivo del día mundial de la eficiencia energética nos encantaría conocer tu opinión sobre la este tema en el sector de la edificación, y si ves posible con la normativa actual española se puedan cumplir los objetivos europeos.

También nos gustaría invitaros a revisar nuestros hábitos cotidianos porque seguro que encontramos alguno que podamos modificar para contribuir a un mejor uso de la energía.

María Ibáñez

Cuando no existían más sistemas de calefacción que el fogón y el brasero , y no se conocía otro aislamiento térmico que una manta, la envolvente y diseño del hogar tenían especial importancia para conseguir el confort interior.

En estas líneas intentaré transmitir las estrategias que nuestros antepasados utilizaban para construir edificios habitables, lo que hoy en día conocemos como medidas pasivas, de las cuales nos hemos olvidado en los últimos años. Me centraré en la estrategia de invierno.

 clima-lugar-y-arquitectura1

Estrategia pasiva tradicional (www.farfanestella.es)

Para garantizar el confort en invierno es primordial aprovechar la mayor cantidad de energía proveniente del sol. Para ello debemos CAPTAR, ACUMULAR Y DISTRIBUIR  los watios que el astro nos regala cada día.

CAPTAR ENERGÍA SOLAR

Para captar la mayor cantidad de energía posible proveniente del sol, es necesario y primordial orientar correctamente el edificio y sus estancias. Nos interesa abrir huecos al sur, que es la fachada que va a recibir la mayor cantidad de radiación, y cerrarnos al norte con huecos pequeños para perder la menor cantidad de energía.

 img_06

Orientación solar correcta (www.empresaeficiente.com)

Abriendo huecos grandes al sur conseguiremos recibir la mayor cantidad de radiación en nuestra vivienda. En esta orientación situaremos las estancias que son utilizadas durante el día, normalmente salón y cocina, para poder disfrutar de la luz solar y de las vistas.

 1

Protección en verano

Si que es muy importante disponer algún sistema de protección para evitar una radiación masiva en los meses de verano. Lo que en invierno nos favorece, en verano nos podría hacer la vida imposible. Tiene fácil solución, basta con colocar vuelos, o retranquear lo suficiente las carpinterías para que el sol alto de verano no incida directamente en los huecos. Otra opción es plantar árboles de hoja caduca en la fachada sur, pues cuando estén frondosos en época estival sus hojas nos protegerán con su sombra del sol.

ACUMULAR Y DISTRIBUIR

Una vez orientado nuestro edificio como es debido debemos acumular el calor recibido para que no se pierda y lo podamos aprovechar para calefactar gratis nuestra vivienda.

 Sistemas_pasivos

 Sistemas de captación pasiva 

Para ello, hay varios sistemas pasivos que nos pueden ayudar como los invernaderos o muros trombe.

Un detalle muy importante para poder acumular el calor es colocar materiales de gran inercia térmica al sur. De este modo,  al recibir la radiación aumentará su temperatura lentamente Y  cuando el sol se ponga estos materiales estarán calientes y comenzaran a ceder calor al ambiente.

EJEMPLO EN LA ARQUITECTURA TRADICIONAL

Uno de los sistemas de captación y acumulación de calor más utilizados en la arquitectura tradicional son los invernaderos. Si prestamos un poco de atención seguro que encontramos más de uno en el centro de nuestras ciudades.

 11

Invernadero tradicional de la calle Mercaderes de Pamplona (google.maps)

El funcionamiento de un invernadero es relativamente sencillo. El vidrio del invernadero permite el paso de la luz visible que forma parte del campo térmico del espectro electromagnético, es decir ondas que son capaces de calentar. Sin embargo es opaco a la radiación.

Por lo tanto los rayos de luz solar pasan a través del invernadero al interior del invernadero, calientan los elementos de gran inercia térmica y lo que estos emitan por radiación rebotan en el vidrio y recalientan el interior del invernadero. Aire que podemos utilizar para calentar la vivienda de forma gratuita.

En definitiva, en este post me he centrado en aprovechar al radiación solar. CAPTAR, ACUMULAR Y DISTRIBUIR en el sur. Otro tema y no menos importante es evitar que este calor se nos escape por el norte, lo dejamos para otros artículos.

Alberto Jiménez Tiberio

domusff

Durante esta entrada, os aproximamos a la importancia que tiene el patio en nuestra arquitectura. Ha sido un elemento utilizado desde el origen de la arquitectura hasta nuestros tiempos, pero siempre ha sido un elemento que ha servido para adaptarse a las condiciones del medio.

El patio nació como una predisposición al asentamiento donde una edificación se va a situar. Para muchos arquitectos ha sido la búsqueda de la esencia de la arquitectura tradicional. El patio de una vivienda se trata de una forma labrada por el tiempo, que da una solución capaz de adaptarse a las condiciones de diferentes climas y aprovechar sus posibilidades.

En toda la historia el patio ha sido conformado como el núcleo germinal de muchos proyectos, desde el cuál la vivienda vivía y daba servicio a las necesidades del edificio. Grandes maestros como Le Corbusier, Mies van der Rohe o Luis Sert entre otros muchos han reinterpretado el patio tradicional en la arquitectura de nuestros tiempos. Han comprendido las posibilidades que dicho patio tiene en temas de soleamiento, ventilaciones o simplemente de protección ante climas adversos.

El patio puede tratarse de un hueco de luz, un jardín, un pozo de sombra o simplemente de una pequeña plaza dentro de la vivienda. Pero además de todo esto, un patio es en todo momento una estrategia de la arquitectura tradicional, que entendía los condicionantes del lugar, para adaptarse al clima y obtener beneficios a través de él.

Ya se fijo Le Corbusier en como la arquitectura romana entendía que generando un “atrium” en torno al patio  y creando el “impluvium” se podía recoger el agua de la lluvia para su posterior utilización, reducir los efectos de la radiación solar y adaptarse a las características de los climas mediterráneos. En resumen, el patio tradicional pretendía hacer ésto que hoy en día llamamos arquitectura pasiva y que para mí se llama buena arquitectura. La arquitectura no debe llevar un apellido de “pasiva”, porque como decía Alvaro Siza, la buena arquitectura no necesita de ninguna coletilla.

Como conclusión final decir que ha sido primero ¿el patio o la vivienda? o que fue primero ¿los condicionante del lugar o el edificio?  Para mí la respuesta es clara, la arquitectura debe ser la respuesta a los condicionantes del lugar y debe entender la importancia de elementos tan importantes como el patio en la arquitectura.

sert2

sert Casa Sert en Cambridge

1302 - 22

Cabaña tradicional en las Bardenas Reales (www.inakigomez.net)

Estaba leyendo un libro para realizar mi entrada sobre la relación del clima y la arquitectura, pero creo que lo mejor es que os lo transcriba del mismo, pues no será posible poner mejores palabras.

El clima y la Arquitectura:

A lo largo de la Historia, la relación entre el clima y la arquitectura ha sido siempre intimal, estableciéndose una dependencia de los materiales, las técnicas, los sistemas constructivos y el diseño de los edificios, con el clima del lugar.

La arquitectura popular representa la adecuación perfecta entre el clima, las necesidades humanas y la construcción sostenible, y por ello se podría decir que es la primigenia arquitectura bioclimática. En ese mismo sentido, se podría definir la arquitectura bioclimática actual como una arquitectura popular evolucionada.

El clima de un lugar es la combinación compleja de distintos elementos, parámetros y factores determinantes. De todos ellos, la radiación solar es el factor fundamental, al fin y al cabo clima viene del griego klima que quiere decir “inclinación”, haciendo referencia a la inclinación de los rayos solares. La radiación solar, una vez absorbida por la superficie de la Tierra, calienta el aire a mayor o menor temperatura. Por otro lado, al incidir sobre las superficies de agua las evapora en parte, provocando distintos grados de humedad, nubosidad y pluviometría. Finalmente, debido al recalentamiento desigual de la superficie de la Tierra, se producen movimientos desequilibrados de masas de aire, dando lugar a los vientos. En menor medida también influye en la composición atmosférica, provocando reacciones químicas en los gases que componen o contaminan la atmósfera.

El clima de un lugar, que es el conjunto de fenómenos meteorológicos que caracterizan el estado medio de la atmósfera, queda determinado por los denominados factores climáticos. Los factores climáticos (…) son características inalterables del lugar, propias de su ubicación, que darán lugar a los elementos climáticos más evidentes, como la temperatura, la humedad, la pluviosidad, etc. 

Javier Neila – “Arquitectura bioclimática en un entorno sostenible”

Javier Neila, es profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, catedrático y encargado del grupo de investigación “ABIO- Arquitectura Bioclimático en un entorno sostenible”. Es una de las personas más reconocidas en este país, y ha publicado numerosos libros. A continuación os dejo un breve video sobre lo que el entiende como arquitectura bioclimática, así como su blog.

http://sostenibilidadjavierneila.blogspot.com.es

A %d blogueros les gusta esto: